Dulce tentación

Dulce tentación

Las cámaras de seguridad han descubierto como el personal pasa totalmente de la petición del jardinero de no dar de comer a Maruja, la planta carnívora que está en recepción. Tras meses de ser alimentada con posos de café, colillas de cigarrillos y restos de hamburguesas ricas en grasas, estaba enfermando y hubo que ponerle una severa dieta para recuperarla. El hombre amenaza con denunciar en la Sociedad Protectora de Plantas y Bichos Varios al próximo energúmeno que sea pillado in fraganti. Casi se le saltan las lágrimas al comprobar como Jeremías, el hijo del portero, tentaba a Maruja con algodón dulce, sabiendo que el pobre vegetal padece diabetes.

10.03.2008. 12:30