Ecosistema mafioso

El agente Z da hoy un cursillo acelerado para reconocer rápidamente los caracteres que forman un ecosistema mafioso.

Capo diabólico

El jefe, aunque le gusta más que se refieran a él como capo o, mejor aún, padrino. El agente experimentado lo reconoce a la primera: trajes elegantes, afición a la música, amigos poco recomendables, mirada desafiante, crueldad inlimitada.

No, Teddy el de la Innombrable no encaja en esta definición. Ya quisiera un capo tener tanto trato de favor de los políticos.

La banda

Los amigos. Los socios. En algún país les quieren dar un estatus de representantes de la Cultura. Pero no nos engañemos: su libro preferido es la libreta de ahorros. Se reunen para asustar en hemiciclos y foros similares. Y lo consiguen.

Novia cantante

La novia del jefe. Son clónicas: cantantes, rubias y fumadoras. El agente novato se preguntará porqué no le toca a él una mujer así. El agente antiguo se pregunta por qué no tendrá la edad del agente novato para tener una mujer así... El representante de la chica se preguntará si alguien notará el playback.

Pies para que os quiero

El enemigo del clan. Cualquiera que se interfiera en sus planes de dominación. Podría tener influencia en una sociedad normal, no en esta.

Pringao

El pringao. Personaje al que, aparentemente, en nada benefician los planes del capo pero que da la cara por el clan confundiéndolo con no se sabe que clase de artistas. Recibe presiones de todos los grupos anteriores. Todos menos la novia del jefe, que le ignora totalmente. Suele tener la misma inteligencia que un excremento de vaca y ser socio de un club de ajedrez donde todavía no le han visto el pelo.

Bob el detective

Bob. Expulsado de la policía, ahora trabaja como investigador privado para el padrino. Se interna en bodas, saraos, conciertos benéficos y vertederos municipales... También recauda el impuesto revolucionario impuesto por el clan.

26.12.2007. 15:21