La interpretación de los sueños

El Coco

Desde los tiempos más remotos el hombre ha sentido la enorme inquietud por la interpretación de algunos de sus sueños. Freud, Jung y otros pensadores ilustres intentaron dar luz sobre el asunto. Ahora Lelo J. Raminikov publica su nuevo libro titulado "Duérmete niño, duérmete ya, que viene el Coco y te comerá", guía definitiva sobre el tema. He aquí un adelanto de esta gran obra.

Símbolos que pueden ocultar un mensaje premonitorio u otro hecho relevante

Abogado. Mal asunto. Soñar con abogados denota una conciencia intranquila. Posiblemente aquel melón que robaste en la huerta del Tío Valeriano cuando tenías siete años te reconcoma la conciencia en la actualidad. Aunque yo me decanto más por los 20.000 euros que estafaste a Hacienda el año pasado...

Accidente. Interpretación dualista, como muchos símbolos. Ver al jefe caer desde un 9º piso es símbolo de un optimismo desmesurado y un porvenir feliz. Pero si te ves a ti mismo involucrado en cualquier tipo de desgracia (casándote, por ejemplo), extrema todas las precauciones.

Bar. Soñar que se permanece en un bar, del que es imposible salir, tiene varias explicaciones. La más clara es que eres una persona de carácter lúdico. También puede ocurrir que hayas cogido la madre de todas las borracheras y no distingas realidad y sueño.

Brujas. Símbolo inequívoco: tu suegra te ha visitado o lo hará en los próximos días.

Carta. La persona que utiliza cartas, aunque sea en sueños, tiene un grado de retraso tecnológico importante. ¿Sabrá que es un e-mail?

Colegio. Si estás en el patio jugando a "la gallinita ciega", mente infantil. Si estás en un aula haciendo un examen, mente depravada. Si estás en el pasillo levantando las faldas a las niñas, mente privilegiada.

Dinero. Eres ministro de Economía o jugador compulsivo de Monopoly.

Espía. Estás visitando demasiado nuestra web. O eres fan de James Bond.

Esposa. Eres un calzonazos. Hasta en sueños te dejas controlar...

Monstruos. Has estado escuchando la tertulia nocturna de actualidad en la radio antes de dormir.

Pozo. Si es de agua, estás pasando por una gran depresión moral. Si es de petróleo, corre a registrarlo a tú nombre, que el oro negro está muy cotizado.

Volar. Eres una gaviota que busca la costa: síntoma de fuga disociativa (exacto, estás medio loco). Piloto de un ala delta: espíritu aventurero. Pasajero en un avión de la compañía Iberia: aficionado a los juegos de azar (¿cuántas horas se retrasará el vuelo esta vez?).

                                Lelo J. Raminikov
                                Duérmete niño, duérmete ya,
                                que viene el Coco y te comerá
                                Editorial Pamplinas.
                                ISBN: 3,1416

02.01.2008. 14:25