Más cuidado la próxima vez

El Maestro

"¡Déjenme en paz, yo sé muy bien lo que estoy haciendo!", fueron las últimas palabras de Godofredo López, maestro en artes marciales, antes de acabar en el hospital. El caso es que le querían avisar de que lo que intentaba romper no eran bloques de hielo, sino una escultura que había comprado el alcalde para la nueva plaza de la localidad y que estaba siendo inaugurada en un acto en el que estaban presentes los doscientos habitantes del pueblo. Cuando el corregidor comunicó a los asistentes que el tipo había destrozado treinta mil euros de las arcas del ayuntamiento, la ira se apoderó de los vecinos y se liaron a mamporros con el pobre hombre.

23.02.2008. 11:20