Sugerencia recibida

La nueva cocinera

En contestación a la queja que encontré ayer en el buzón de sugerencias, quisiera recordar algunos hechos que todos deberían tener muy en cuenta.

  • El agente Z, representante sindical de los trabajadores, llevaba dándome la tabarra un lustro con la petición de un servicio de comedor para los empleados que sustituyera al hornillo de camping-gas que generosamente nos donaron los antiguos inquilinos del edificio.
  • En el bar de la esquina no nos sirven más hasta que abonemos lo que debemos.
  • El restaurante chino del barrio no envía más pedidos hasta que le devolvamos la moto del último repartidor que vino.

  • Algún listillo hizo fotocopias del talonario de cheque-restaurant y las quiso hacer pasar por buenas en la hamburguesería del centro comercial, por lo que la asociación de comerciantes del lugar no nos dará ninguno más otro año.
  • Muchos de ustedes no saben hacer ni un huevo frito y se alimentan a base de latas de comida preparada; cosa en la que no me debería entrometer, pero por lo visto hubo una oferta de botes de fabada este mes y me tienen frito con las fratulencias y la peste que desprenden a todas horas.

Así que decidí habilitar una sala como comedor y contratar una cocinera. La mujer sólo lleva una semana entre nosotros y ya me encuentro con quejas sobre los menús que prepara. Pues sepan ustedes que he tomado una determinación: quitar el buzón de sugerencias. Y el que no esté contento, que se lo diga a la mujer; con suerte puede que lo convierta en el plato estrella del día.

He dicho.


                              Lelo J. Raminikov
                              Jefazo Supremo

26.02.2008. 12:42