Un ente con principios

El fantasma

Los precios de la vivienda están afectando la estabilidad y los proyectos de vida de mucha gente. Andrew MacGafe, fantasma oficial de un castillo de las afueras de Edimburgo, ha tenido que desalojar su habitación tras más de cuatro siglos viviendo allí. "El casero quiso cobrarme cinco peniques al mes por seguir ocupando mi suite y me negué en redondo. Comprendo que, entre que el turismo ha bajado por la crisis económica y que un simple espectro ya no atrae a nadie con todo lo que pasa en el mundo, el hombre tenga que vivir de algo. Pero yo, como buen escocés, no puedo hacer esos dispendios aunque me acusen de tacaño", escribe el fantasma en el semanario Séptima dimensión a la derecha.

11.02.2008. 10:42